La totalidad y el orden implicado


Por fin he podido terminar de leer "La totalidad y el orden implicado" (David Bohm), lo he tenido en la mesilla de noche durante meses pero hasta que no he tenido vacaciones no lo he conseguido. Bohm, físico de renombre mundial, era conocido por su peculiar interpretación de la mecánica cuántica que postulaba la existéncia de "variables ocultas", alejada de la interpretación oficial, la denominada "de Copenhague" por haber surgido en el círculo de físicos que seguian la línia de Niels Bohr. En este libro, Bohm amplia sus ideas para ofrecernos una teoria de "todo": desde la realidad física a la consciéncia.

Hay una única idea de base en todo el argumento: la no-separabilidad de la realidad. En el orden de magnitudes con las que se trabaja en mecánica cuántica la no-separabilidad no es una teoria sino un hecho comprobado. Bohm desarrolla las implicaciones de este hecho para formular su teoria de todo. Para conseguirlo, introduce los siguientes conceptos:
  • La totalidad y la fragmentación conceptual
  • Lenguaje no fragmentado: el "reomodo"
  • La realidad como un proceso
  • Teoria cuántica: variables ocultas, no-separabilidad, orden implicado y explicado
  • El universo y la consciéncia
En este artículo trataré sobre los dos primeros apartados para no alargarnos demasiado, dejando el resto para otros artículos.

La totalidad y la fragmentación conceptual

La mente trabaja siempre con cosas a las que pone etiquetas y asigna propiedades. Así, por ejemplo, dividimos a la humanidad en paises, religiones, razas, sistemas políticos, etc. También dividimos la existéncia en pasado, presente y futuro. Este enfoque fragmentado lo aplicamos de forma automática en todos los órdenes, ciéncia incluida. Este enfoque es necesario para que la mente analice las diferéncias, identifique conceptos, relacione cosas, etc. El problema segun Bohm es que hemos llevado demasiado lejos este proceso de división, traspasando los límites dentro de los cuales funciona correctamente. O sea, estamos confundiendo el proceso mental de división de la realidad, útil a efectos prácticos, con la realidad misma. Pero tanto la teoria de la relatividad general como la mecánica cuántica implican un tratamiento de la realidad como un todo indivisible; las dos teorias lo hacen de formas diferentes e incompatibles, y superar ésta incompatibilidad es quizá el mayor reto de la Física contemporánea.

Lenguaje no fragmentado: el "reomodo"
Si la mente fragmenta el mundo implica que el lenguaje también lo hace, pues pensamiento y lenguaje estan relacionados. Para darnos cuenta conscientemente de este hecho Bohm propone el reuso del lenguaje en una forma no fragmentada que denomina el "reomodo".  No pretende sustituir nuestro lenguaje por el reomodo, solo lo utiliza como medio didáctico.

En efecto, la estructura estándard de una oración, sujeto + verbo + objeto, muestra la separación entre nosotros (sujeto), objeto y acción del sujeto sobre el objeto. Bohm nos propone experimentar con este orden, dando más protagonismo al verbo en la oración. Expresarse así podria influir en nuestro pensamiento, viendo al mundo como un conjunto de acciones, cambios y movimientos en vez de como un conjunto de objetos sobre los que actuamos. Así, en el reomodo, se forman palabras nuevas a partir de verbos. Uno de los ejemplos del libro toma el verbo ver en latin, vidar (ver, percibir), y forma las palabras re-vidar (volver a ver), re-vidación (estado continuo de percepción), irre-vidación (estado continuo de no-percepción, o de ilusión).


Comentarios

  1. Esta es una extraordinaria lectura, muchas gracias por darmelo a conocer :)

    ResponderEliminar
  2. El todo debe de ser algo así como el culmen de los procesos, la perfección o el absoluto, después del proceso evolutivo o desarrollo de los acontecimientos.

    Asimismo todo es un proceso de idealización que lleva al todo... lecturas que he hecho...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La simetria en Matemáticas y en Física

La probabilidad en la Física

La conjetura de Hodge para “dummies”